Proyecto especial COPASA promueve producción de biogas y fertilizante orgánico en región Arequipa

El proyecto especial COPASA viene promoviendo el desarrollo urbano y rural sostenible mitigando el impacto del cambio climático a través de proyectos de energías renovables y eficiencia energética, debido al actual problema ambiental ocasionado por el uso excesivo de combustibles fósiles, contaminación de suelos y alimentos a causa del uso indiscriminado de agroquímicos en la agricultura.

63a0d643-1da5-4db1-a995-e802dfb0ff65.jpg

Es así, que COPASA desarrolla con éxito el proyecto de implementación y uso de biodigestores en la región Arequipa, con el objetivo de promover buenas prácticas agrícolas mediante el uso de biofertilizantes que mejoren la calidad y cantidad de los cultivos.

El proyecto se viene desarrollando hace 3 años, tiempo durante el cual se logró implementar biodigestores en las provincias de Arequipa (Yarabamba, Quequeña, Polobaya, Pocsi, San Juan de Tarucani y Santa Rita de Siguas), Caylloma (Majes, Yanque y Tuti) y Castilla (Huancarqui).

Estos biodigestores son de diferentes tamaños, dependiendo de las necesidades y capacidades con las que cuenten los agricultores, comprendiendo tamaños de 10m3 hasta 20m3. Los biodigestores instalados son capaces de proveer de 4 horas diarias de biogás, combustible utilizado por la cocina incluida en el paquete, y de 120 litros diarios de biol, fertilizante producto de la fermentación y procesamiento de la materia orgánica en el interior del biorreactor.

El biogás generado puede abastecer sin complicaciones a una familia, disminuyendo así los gastos económicos que conlleva el uso de gas propano; por otro lado, el biol producido es una fuente natural de abono, que puede ser utilizado fácilmente en los campos de cultivo e incluso llegar a ser una fuente de ingresos para los agricultores.

Se cuenta con tecnología validada a diferentes pisos altitudinales, por ejemplo, en altitudes mayores a los 3000 m.s.n.m se instalaron invernaderos con la finalidad de mantener y reducir los cambios bruscos de temperatura, lo que permite que se dé un buen proceso de fermentación, por consiguiente, un buen funcionamiento.

Evaluaciones realizadas en el cultivo de alfalfa en el Distrito de Yarabamba, demuestran que el uso del biol incrementó la producción aproximadamente en un 20% y disminuyó el uso de agroquímicos en un 25%.